sábado, 31 de mayo de 2008

Evolucionismo y Creacionismo ¿son las unicas alternativas?

Si Dios es Creador ¿cómo queda la evolución?




Dios es Creador. "Creo en Dios Padre Todopoderoso, Creador del Cielo y de la Tierra", rezamos en el Credo, nuestra profesión solemne de Fe.

La Evolución, entonces, sigue quedando como una teoría. Pero, suponiendo que la Evolución llegara a comprobarse científicamente, o suponiendo que quisiéramos creer que es comprobable, los católicos debemos aceptar que Dios es Creador y que la evolución puede ser la manera de Dios realizar la creación.

Esto significa que Dios pudo haber creado la materia y haberle dado la capacidad de evolucionar hasta llegar a las formas más complicadas y desarrolladas que existen en la naturaleza.

Pero al llegar al alma humana, ésta no pudo haber evolucionado de la materia. ¡Imposible! Pues lo que nos hace imagen de Dios, nuestra alma, viene directamente de Dios, no puede venir de la materia.

(Ver Catecismo Iglesia Católica # 279, #295, #296, #298, #300, #301, #317, #318, #319, #320, #337 y #338)

¿Pueden ser compatibles ambas: la Evolución y la Creación? ¿Cómo?




Sí pueden ser compatibles, bajo las siguientes premisas:

Dios Creador directo
de la materia que habría comenzado a evolucionar.

Dios Creador
de la capacidad de la materia para evolucionar.

Dios Creador directo
del alma humana.

Evolución sin Dios:
no

Evolución con Dios:
si

Creación sin Evolución:
si

El Papa Juan Pablo II en una de sus Catequesis semanales tocó el tema de la Evolución, indicando que ésta es "sólo una probabilidad, no una certeza científica". Recordó que "la doctrina de fe afirma que el alma espiritual humana es creada directamente por Dios. De acuerdo a la hipótesis mencionada (la evolución), es posible que el cuerpo humano, siguiendo la orden imprimida por el Creador sobre las energías de la vida, pudiera haber sido preparado gradualmente en formas de seres vivientes antecedentes. Pero el alma humana, de la cual depende definitivamente la humanidad del hombre, no puede provenir de la materia, debido a su naturaleza espiritual". (JP II, 16-abril-1986)

Dios pudo haber escogido formar el universo a través de un proceso evolucionista. Pero, aunque lo haya hecho así y no lo haya hecho por creación directa, Dios siempre debe ser reconocido como su Creador.

Bajo esta clara premisa, la Iglesia estimula una investigación diligente, seria y honesta, de manera de que algún día los científicos puedan conocer con certeza el método que Dios utilizó para llevar al ser humano y al universo hasta su estado actual de desarrollo.

La respuesta final no causará conflicto entre la verdad científica y la verdad de fe, ya que Dios es el Autor de ambas.

Publicar un comentario