domingo, 21 de marzo de 2010

La Iglesia, roca fuerte.



CAMINEO.INFO.- «El poder del infierno no la derrotará». Esta es la promesa que hace Jesucristo a Simón Pedro respecto a la Iglesia que funda sobre la roca de la fragilidad humana y el poder de Dios. Muchas veces los católicos podríamos caer en el pesimismo de pensar que la Iglesia va cada vez a menos, pues son innumerables los ataques que diariamente recibe desde diferentes instancias.



Nadie puede negar los errores individuales de los miembros de la Iglesia, y en este sentido el Papa Benedicto XVI ha afrontado siempre con valentía los problemas causados por ellos, como se pone de manifiesto en la carta pasotal que el Pontífice ha dirigido a los católicos irlandeses y que se hizo pública ayer; pero es absolutamente injusto pretender extenderlo al conjunto de los creyentes o a un colectivo concreto.



Debemos estar tranquilos: la promesa de Cristo se ha cumplido y se cumplirá a lo largo de toda la historia. Frente a tantas noticias negativas no debemos asustarnos y meternos en las «trincheras» esperando que vengan tiempos mejores. Antes bien, todo lo contrario, el cristiano es alguien que se crece ante la dificultad y que cada día da testimonio de la maravilla del amor de Dios y anuncia sin complejos la riqueza que supone para su vida el contar con Cristo, con su palabra y sus sacramentos.



Para mí la Iglesia es madre que siempre me ha dado vida, en el sentido más profundo y verdadero de la palabra, que me enseña a transmitir la vida a los demás con generosidad y desinterés y me alienta cada día a no cansarme por construir un mundo más justo y me recuerda que me espera un mundo mejor.

Es un hecho cierto que hay un interés por desprestigiar la institución eclesial en diferentes niveles, pero nuestra única respuesta es la oración, la coherencia de vida y la alegría de saber que si al Maestro lo persiguieron y lo calumniaron, con nosotros harán lo mismo.









--------------------------------------------------------------------------------
Publicar un comentario