viernes, 9 de marzo de 2012

Mi responsabilidad para con los hijos de Dios.




"Sirvan al Señor con alegría" (Sal 100,2)

"El gran mandamiento del amor al prójimo exige y urge a tomar conciencia de que tenemos una responsabilidad respecto a quien, como yo, es criatura e hijo de DiosMensaje del Papa para la Cuaresma 2012.

Cuando nos damos cuenta de que somos "hermanos en humanidad y a veces, también en la fe", despertamos a la urgente necesidad de buscar el bien de los demás y de participar desde nuestro particular estado de vida, cualquiera que éste sea (ama de casa, padre, madre, hijo, hermano, abuelo, clérigo, religiosa, maestro, ejecutivo, trabajador del campo, oficinista, etc., etc.), para dejar una semilla que aunque pequeña, con la gracia de Dios, fructifique a favor de la humanidad.

Recordemos que no todos podemos llevar a cabo obras de impacto mundial, pero también recordemos que juntos, todos los que creemos en Jesucristo, cada uno poniendo lo mejor de nuestra parte, sumaremos esfuerzos y los frutos no se harán esperar.

"Sirvan al Señor con alegría" (Sal 100,2). Se sirve al Señor a través del servicio a nuestros semejantes. Esta actitud puede darse más fácilmente cuando somos conscientes de que ser cristianos es una vocación al servicio.

¿Cómo podemos servir a los demás en esta época de Cuaresma? "Limosna, oración y ayuno, camino de la pedagogía divina que nos acompaña hacia el encuentro con el Señor resucitado; un camino que hemos de recorrer sin ostentación con la certeza de que el Padre celestial sabe leer y ver también en lo secreto de nuestro corazón" (Benedicto XVI, 9 de marzo de 2011). Jesús nos invita a redescubrir estas tres obras de misericordia viviéndolas de manera más profunda. Cuando por amor a Él, cada uno de nosotros, hacemos algo por el bien del otro, por muy simple que sea, Dios lo transforma en algo glorioso. Él espera nuestra colaboración, para entonces intervenir y darle el toque divino.

Cuaresma es el tiempo ideal para aceptar esta invitación, amar al prójimo, estar atentos a las necesidades ajenas, ayudar con humildad. Podemos ofrecer nuestras oraciones por todos los que sufren y con nuestra limosna, ayudar a los más necesitados, los más débiles, pero también a los más alejados de Dios.

Si Catholic.net recibe una limosna de cada uno de nuestros visitantes, lectores y bienhechores, este portal seguirá haciendo mucho bien, logrando que el Evangelio llegue a los rincones más lejanos del mundo, logrando también que muchas almas se acerquen a Él y retomen su presencia para ser más felices en esta vida y encaminarse a su salvación eterna.

Catholic.net necesita de todos los hijos de Dios para permanecer de pie, necesita de la limosna de sus visitantes para seguir haciendo el bien, necesita de los que quieren ayudar a muchos otros más y que, de manera muy simple, pero muy eficiente, su aportación, al igual que la semilla de mostaza, se multiplique y se convierta en un frondoso arbusto.

Catholic.net invita en esta Cuaresma a "servíos los unos a los otros, por amor" (Ga 5,13), invita a manifestar humilde e intensamente la caridad con una limosna para seguir teniendo a disposición de millones de personas el Evangelio,Consultores de tiempo completo que den consuelo y orientación humana y espiritual, cursos permanentes que acerquen al conocimiento de Jesús y todas sus enseñanzas, de enriquecerse en valores y virtudes cristianas.

¡Anímense a darnos una limosna! De verdad es muy sencillo, dando un click aquí. Recuerden que este portal se sostiene gracias a sus generosos donativos.

Los invitamos también a participar en el Especial de Cuaresma, para prepararse espiritualmente para la Semana Santa.

Muchas gracias y Dios los bendiga.

Pilar Bacha de Camargo
Recaudación de Fondos
Catholic.net
Publicar un comentario