sábado, 9 de noviembre de 2013

No volverá más a su casa”

Si el profeta te mandara alguna gran cosa, ¿no la harías?
¿Cuánto más, diciéndote: Lávate, y serás limpio?

2° Reyes 5:13.

De éste dan testimonio todos los profetas,
que todos los que en él creyeren
 (en Jesucristo),
recibirán perdón de pecados por su nombre.

Hechos 10:43.




No volverá más a su casapara  ESCUCHAR  ...haga clic aquí...

        La noticia se difundió rápidamente por todo el pueblo: «El señor B. ha muerto». Entonces surgió todo tipo de comentarios: «No iba a la iglesia, pero sí era bautizado».

       La Biblia dice: “El que creyere y fuere bautizado, será salvo” (Marcos 16:16). Por sí solo el bautismo, sin la fe, no salva.

       «Le gustaba ayudar a los demás. Dios lo tendrá en cuenta». Pero la Biblia dice: “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe… no por obras, para que nadie se gloríe” (Efesios 2:8-9). Nadie será salvo por sus obras o por su buen comportamiento.

       «Yo conocí a sus abuelos; eran creyentes, y oraban mucho por él. Ahora nos toca a nosotros orar por su alma». Sin embargo, está escrito: “Ninguno de ellos podrá en manera alguna redimir al hermano, ni dar a Dios su rescate (porque la redención de su vida es de gran precio, y no se logrará jamás)” (Salmo 49:7-8). La fe de los padres, abuelos o amigos no salva a nadie. Durante nuestra vida en la tierra es cuando tenemos que ponernos en regla con Dios.

       «Es falso decir que Dios es tan estricto». “Dios es amor” (1ª Juan 4:8). Sí, Dios ama al pecador, pero no soporta el pecado: “Muy limpio eres de ojos para ver el mal” (Habacuc 1:13). Todos los que mueran en sus pecados serán juzgados según sus obras (Apocalipsis 20:12). Pero aún hoy, el Dios de amor ofrece gratuitamente su gracia y el perdón a todo el que se arrepiente y cree en Jesucristo. 
Publicar un comentario