jueves, 1 de marzo de 2012

EL SEXO EN EL PLAN DE DIOS


Dios no quiere sexo sin vida, pero que tampoco quiere vida sin sexo

¿Sabes cuál es el sentido del sexo en el plan de Dios? El sexo une y es benéfico para el relacionamiento. Aun así, Dios Padre es categórico al proponer que se lo viva sólo dentro del matrimonio. El Señor no incluye en sus planes la práctica del sexo o fuera o antes del matrimonio. La vida sexual entre el hombre y la mujer, tiene dos sentidos en el plan divino: unitivo y pro creativo. El Creador dice a la pareja: “Sean fecundos y multiplíquense. Llenen la tierra y sométanla” (cf. Gn 1, 28), y la tierra aun no está llena, por eso, Dios dio a la pareja una vida sexual.
Dios no quiere sexo sin vida, pero que tampoco quiere vida sin sexo. No quiere que se tenga vida sexual y se interrumpa la vida. Vida sin sexo, creada a partir de un tubo de ensayo, creada por fertilización, inseminación artificial, no está en los planes de Dios.  Para que exista el acto sexual debe haber corazones abiertos a la vida. Esa es la dimensión de la propiciación. No hay algo más bello en este mundo que la maternidad y la paternidad.
pareja-dentro
El ser humano es engendrado por el acto sexual, o el acto de la vida. Para la pareja, es una fuente de vida, por eso es un acto grandioso y digno. Sin embargo, en el mundo, el sexo está maltratado, sucio, profanado, prostituido, comercializado y, de esta forma, es común en la mente de algunas personas la imagen de este acto (sexo) como algo impuro, malo.
¡No! , ¡El sexo es algo bello! Hay personas que, antes de practicar el acto sexual, ponen el  crucifijo de espaldas, retiran las imágenes sagradas de su cuarto, porque no comprenden la dignidad de este acto.
Además del aspecto pro creativo del sexo, resta aun el aspecto unitivo, es decir, que une a la pareja. Dios dijo a la pareja: “Serán una sola carne” (cf. Mc 10, 8 ) y esta expresión significa: “Serán un solo corazón y una sola alma, tendrán un solo proyecto de vida, serán uno”. Es lo que el  Todopoderoso quiere para la pareja. Él quiere que, en el momento de engendrar hijos, la pareja sea una sola carne, sean como uno. Un pleno acto sexual que es exactamente la celebración del amor conyugal.
El sexo para la pareja es la celebración más profunda del amor conyugal, el ápice del amor. El sentimiento amoroso puede ser expresado de innumerables maneras: dando una flor para la persona amada, un abrazo, una llamada telefónica cuando se está lejos… sin embrago, la forma más intensa, más profunda de expresarlo, es a través del acto sexual, en el cual no están más presentes las palabras; están los cuerpos, la sensibilidad, los corazones entregándose el uno al otro.
Prof. Felipe Aquino
Publicar un comentario