sábado, 15 de marzo de 2014

El enfado y el insulto al hermano pueden matar.


El enfado y el insulto al hermano pueden matar.
2014-03-14
 



El enfado y el insulto al hermano pueden matar.
2014-03-14



Oración preparatoria 

Misericordia, Señor, porque no he sabido amar a los demás en la forma en que Tú los amas. Sin condiciones, sin esperar ni exigir nada a cambio. Por eso inicio mi oración pidiendo tu luz para saber irradiar tu amor a todas las personas que has puesto en mi camino. Limpia mi corazón de toda amargura, de todo rencor o envidia. Hazme un instrumento de tu paz.
Petición (gracia/fruto que se busca)

Señor, concédeme perdonar todas las ofensas y pequeñas molestias con un corazón bondadoso y generoso, como el tuyo.
Texto base para entablar el diálogo con Dios

Del santo Evangelio según san Mateo 5, 20-26

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Les aseguro que si su justicia no es mayor que la de los escribas y fariseos, ciertamente no entrarán ustedes en el reino de los cielos.

Han oído ustedes que se dijo a los antiguos: No matarás y el que mate será llevado ante el tribunal. Pero yo les digo: Todo el que se enoje con su hermano, será llevado también ante el tribunal; el que insulte a su hermano, será llevado ante el tribunal supremo, y el que lo desprecie, será llevado al fuego del lugar de castigo.
Por lo tanto, si cuando vas a poner tu ofrenda sobre el altar, te acuerdas allí mismo de que tu hermano tiene alguna queja contra ti, deja tu ofrenda junto al altar y ve primero a reconciliarte con tu hermano, y vuelve luego a presentar tu ofrenda.
Arréglate pronto con tu adversario, mientras vas con él por el camino; no sea que te entregue al juez, el juez al policía y te metan a la cárcel. Te aseguro que no saldrás de ahí hasta que hayas pagado el último centavo».

Palabra del Señor.
Meditación (profundización propuesta, si bien se sugiere sea algo personal)

El enfado y el insulto al hermano pueden matar.

Ante el pasaje del evangelio de Mateo que narra que quien se enfada con el propio hermano será procesado y san Juan dice que quien expresa resentimiento y odio hacia el hermano, en realidad, en su corazón, ya lo mata, hay necesidad de entrar en la lógica del perfeccionamiento, es decir, ajustar nuestra conducta. No se puede desacreditar al hermano a partir de pasiones interiores nuestras. Se ha extendido en la tradición latina recurrir al insulto con una creatividad maravillosa, porque vamos inventando uno tras otro. […]
Respecto al insulto, Jesús va mucho más allá. Porque dice que cuando ya en tu corazón hay algo negativo contra el hermano y se expresa con un insulto, con una maldición o con enojo, hay algo que no funciona, y te tienes que convertir, tienes que cambiarlo. Pidamos al Señor la gracia para ajustar nuestra vida a esta nueva ley, que es ley de la mansedumbre, ley del amor, ley de la paz para cuidar un poquito más la lengua con lo que decimos de los demás. Sin duda es una pequeña penitencia, pero da buenos frutos (Cf. S.S. Francisco, 21 de junio de 2013, homilía en la capilla de Santa Marta).
Diálogo con Cristo
Dedica unos minutos a tener un diálogo espontáneo con Cristo, de corazón a Corazón, a partir de lo que haya llegado al propio interior, de lo que te haya dicho Dios.
Propósito (es mejor que surja del diálogo íntimo que se ha tenido con Cristo)

Ayunar de sentimientos de amargura y/o de rencor para llenarme de perdón.
«Toma hoy para toda tu vida la resolución de jamás hablar una sola palabra en contra de nadie y de perdonar siempre, de perdonar mucho…»

(Cristo al centro, n. 218)
Descarga los posters sobre el Año de la Fe
Publicar un comentario