lunes, 23 de mayo de 2016

LA SANTÍSIMA TRINIDAD UNA MIRADA A LA BIBLIA

“Ahora, esta es la fe Católica: adoramos a un solo Dios en la Trinidad y a la Trinidad en unidad, sin confusión de personas ni división de substancia; porque la persona del Padre es una, la del Hijo otra, la del Espíritu Santo otra; pero la Divinidad del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo es una, igual su Gloria, coeterna su Majestad” (Credo Atanasiano).



La Santísima Trinidad es el dogma por el cual el cristianismo todo reconoce en un solo Dios indivisible la existencia de tres personas distintas consubstanciales y de la misma naturaleza la una con la otra.

La Santísima Trinidad es el misterio de Dios único, vivo y verdadero, en tres personas distintas: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Si bien el término Trinidad no aparece como tal en la Biblia, no por ello significa que dicho misterio no se encuentre revelado en la misma.

A tal fin, demos un “paseo” por la Sagrada Escritura a fin de tratar de comprender este misterio revelado por nuestro Señor Jesucristo y que es la base de la religión cristiana.



Prefiguración de la pluralidad de Personas en el AT:
Gen 1,26 Dijo Dios. -Hagamos al hombre a nuestra imagen, según nuestra semejanza […]
En el texto hebreo dice: “Dijo Elhoím”, palabra que denota pluralidad de personas. Es por eso que luego dice: “hagamos” en plural.

Gen 3,22 Y el Señor Dios dijo. -He aquí que el hombre ha llegado a ser como uno de nosotros […]
Nuevamente en el texto hebreo donde traducimos Dios, dice “Elohím”, es por eso que luego el hagiógrafo vuelve a utilizar el plural “nosotros”.

Gen 11,7 ¡Bajemos y confundamos ahí mismo su lengua, para que ya no se entiendan unos a otros!
Nuevamente el hagiógrafo usa el plural de personas para referirse a Dios.

Gen 18,2-3 Abrahán alzó la vista y vio que tres hombres estaban de pie junto a él. Apenas los vio, corrió a su encuentro desde la puerta de la tienda y se postró en tierra diciendo. -Mi Señor, si he hallado gracia a tus ojos, no pases sin detenerte junto a tu siervo.
Este texto es más que esclarecedor. A pesar de que Abraham ve a “tres personas”, sin embargo, exclama “mi Señor” en singular. Abraham vio a Dios en su plenitud, pero reconoce en esas tres personas una sola divinidad, es decir un solo Dios.
(Ver además: Gen 18,9-10; Gen 18,16)



Acción de la Divinidad Triuna en el Nuevo Testamento:
Mt 3,16-17 Inmediatamente después de ser bautizado, Jesús salió del agua; y entonces se le abrieron los cielos, y vio al Espíritu de Dios que descendía en forma de paloma y venía sobre él. Y una voz desde los cielos dijo: -Éste es mi Hijo, el amado, en quien me he complacido.
Es más que claro que Mateo en este relato pone en evidencia la plenitud de la Divinidad y a la ves, la separa claramente. (Ver además Lc 3,21-22)

Lc 1,35 Respondió el ángel y le dijo: -El Espíritu Santo descenderá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso, el que nacerá Santo será llamado Hijo de Dios.
Dios ha cubierto a la Virgen con su poder, pero será el Espíritu Santo quien llevará adelante la tarea de engendrar al Hijo en el vientre de María.



Textos que denotan la pluralidad de Personas en el Nuevo Testamento:
Jn 14,26 pero el Paráclito, el Espíritu Santo que el Padre enviará en mi nombre, Él os enseñará todo y os recordará todas las cosas que os he dicho.

Jn 15,26 Cuando venga el Paráclito que yo os enviaré de parte del Padre, el Espíritu de la verdad que procede del Padre, Él dará testimonio de mí.

Hch 1,6-8 Los que estaban reunidos allí le hicieron esta pregunta: -Señor, ¿es ahora cuando vas a restaurar el Reino de Israel? Él les contestó: -No es cosa vuestra conocer los tiempos o momentos que el Padre ha fijado con su poder, sino que recibiréis la fuerza del Espíritu Santo, que descenderá sobre vosotros, y seréis mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaría, y hasta los confines de la tierra.

Rom 8,9 Ahora bien, vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios habita en vosotros. Si alguien no tiene el Espíritu de Cristo, ése no es de él.
Este texto en especial, deja entrever que el Espíritu Santo, procede tanto del Padre como del Hijo.

1Pe 1,2 según la presciencia de Dios Padre, mediante la santificación del Espíritu, para obedecer a Jesucristo y ser rociados con su sangre: gracia y paz en abundancia para vosotros.

1Jn 5,6-7 Éste es el que vino por el agua y por la sangre: Jesucristo. No solamente con el agua, sino con el agua y con la sangre. Y es el Espíritu quien da testimonio, porque el Espíritu es la verdad. Pues son tres los que dan testimonio…
Creo que no hace falta comentar el texto.



Jud 20-21 Pero vosotros, queridísimos, edificándoos sobre vuestra santísima fe y orando en el Espíritu Santo, manteneos en el amor de Dios, aguardando que la misericordia de nuestro Señor Jesucristo os conceda la vida eterna.



Bautismo dado en el nombre de la Trinidad:
Mt 28,19 Id, pues, y haced discípulos a todos los pueblos, bautizándoles en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo;
Si bien hay autores que sostienen que estos versículos son una adición tardía al texto original, sin embargo, deja a las claras que la Iglesia Primitiva ya había entendido el misterio de la Santísima Trinidad.



Bendiciones dadas en el nombre de la Trinidad:
2Co 13,13 (en algunas versiones de la Biblia se presenta como versículo 14) La gracia del Señor Jesucristo y el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo estén con todos vosotros.



Otros textos que dejan entrever la pluralidad de personas en un solo Dios:
Isa 6,3 Clamaban entre sí diciendo. -¡Santo, Santo, Santo es el Señor de los ejércitos! ¡Llena está toda la tierra de su gloria!

Apoc 4,8 “Cada uno” de los cuatro seres vivos tiene “seis alas” y están llenas de ojos por fuera y por dentro, y, sin descanso, día y noche dicen: “«Santo, santo, santo es el Señor, el Dios Todopoderoso”, el que era, el que es, el que va a venir».
Publicar un comentario