domingo, 14 de agosto de 2016

Debemos morir para vivir


Morir al pasado, a todo lo que nos ataca a todo lo que nos ata nos limita nos roba la paz la calma nos violenta nos canaliza nos lleva a la masturbación es decir a la sodomía a la pasión desmedida a los actos impuros al deseo personal enfermizo a la pasión desmedida que nos absorbe y nos roba la calma nos lleva a la angustia, la desesperación, la ambición, la añoranza nos roba la paz, nos roba la tranquilidad, porque la voz se hace grito, se hace violencia, se hace reclamo, se hace exigencia y todo aquello que debiera ser amor,  que debiera ser abraso, que debiera ser respuesta, se es callado,  se es reemplazado por el grito por la bulla,  por la burla por el insulto agresivo, vulgar, sodomitas, carnal homosexual, libertino,  relativista,  que todo lo acepta, lo tolera, lo pasa por alto, sin decir basta sin ponerle un freno porque al final todo es aceptado todo es tolerado,  todo es recibido,  todo es asimilado y sin ninguna negación a lo que es malo, carnal, aborrecible a Dios y a Su Amor Inmenso, es todo aceptable apetecible, amable, venerable, motivo de triunfo,  de conquista,  de ambición,  de morir,  por poseer todo aquello que satisfaga un bien temporal,  una alegría que llene un solo instante de una felicidad, efímera y pasajera, es decir un bien material, un dinero, un capital, un bien terrenal, una acumulación de riquezas, pero nada que nos lleve a sembrar para luego cosechar algo eterno que nos lleve a trascender a ser alojo mas aya del firmamento 

debemos dejarnos ministrar por el gran amor y poder de nuestro Rey y Señor y hacer morir en nosotros mismos todo aquello que es carnalidad para hacer vivir en nosotros mismos todo lo que es espiritualidad es decir todo lo que viene de Dios y va a El es decir todo lo Eterno y Sagrado, todo lo no es perecible,  todo lo que es Eterno,  todo lo que es Manantial de Vida en Abundancia,  una Riqueza que se Siembra para cosecharla mas adelante en nuestro Reino Eterno en El Cielo, donde estaremos gozando con nuestro Rey y Señor de su Gloria Eterna y Majestuosa con todos su Ángeles y Arcángeles por la Eternidad no debemos dejar pasar esta vida sin haber sembrado las semillas necesarias para cosechar esa riqueza eterna que nuestro Rey nos Da. Amen.

                                                                      JOSELY 

Publicar un comentario