miércoles, 31 de agosto de 2016

En las Cosas del Mundo no mas

Uno cae porque muchas veces se deja llevar por la Carne por los deseos impuros por no vivir en el Espíritu, sino en las cosas del mundo y sus delicias y placeres pasajeros, querer experimentar con otros placeres y ser sexual con el mismo sexo,  probar drogas diversas y la lujuria el sodomismo la fornicación el homosexualismo, etc. y ser elevado a otras sensaciones, abominaciones, que son contra natura, que son pecado mortal, que llevan al ser a la muerte, al infierno, al fuego eterno, donde no hay retorno, donde no hay perdón, donde no hay mas remedio, que un sufrimiento eterno al quemarnos atrapados, siendo devorados por insectos y criaturas aborrecibles, que nos devoran por todo el cuerpo una y otra y otra vez sin final, cuyo dolor ardor y fuego jamas se extingue jamas se apaga, jamas seda en nuestros cuerpos.

La tortura es eterna, es constante, por la desobediencia, el desapego de lo Eterno y Majestuoso nos hace ser por siempre y para siempre esclavos de los bichos y los monstruos mas sanguinarios y aborrecibles y asquerosos, con hedor, olor y ardor, jamas in imaginado, por los siglos de los siglos, sin fin, nuestro sufrimiento eterno allí ya no hay mas libertad Misericordia, Perdón, Gozo Reconciliación, vuelta atrás oportunidad de reiniciar un nuevo camino porque las puertas jamas se abren los gritos jamas se escuchan los lamentos jamas se responden. 

Solo cuando estamos en Cristo Arrepentidos de todas nuestras Faltas, y lo reconocemos como Señor y Salvador, y sentimos el haberlo ofendido, con nuestras faltas carnales y aborrecibles en nuestras carnes, en nuestros cuerpos, en nuestros actos, El en su infinita Misericordia nos absuelve y nos devuelve la vida Abundante el Gozo Eterno, y la Herencia  majestuosa, en su Reino Eterno de Manantiales, de Fuentes jamas inextinguibles, de Roció y Oasis jamas inimaginables, de Belleza Sobrenaturales, que ni ojo vio ni oído oyó antes y sera un Reino sin fin.

Dejémonos ministrar siempre por nuestro Rey y Señor, y en El y en su Palabra y Sacramentos alimentémonos siempre, para tener el poder y fuerza y autoridad para hacerle frente al mundo, y con Amor y Servicio en El, que es nuestra Mayor Riqueza, sepamos siempre encontrar los motivos de vida en Abundancia y Gozo sin Fin. Amen. 



Publicar un comentario